Publicado: 19 de Junio de 2017 a las 15:57

Se utilizan primordialmente para la prevención de úlceras por presión con un riesgo elevado o con trastorno de la estabilidad ayudando a mejorar el control postural.
Las células de aire se adaptan a la morfología de la persona y su anatomía permitiendo reducir las presiones al transferirlas a zonas con menor riesgo.
También mejoran los efectos de la maceración por la mejor ventilación en las zonas de riesgo.

Pueden visitar nuestra tienda online para ver nuestros artículos de ayudas técnicas.