Publicado: 4 de Diciembre de 2018

Es un estado de agotamiento físico, emocional y mental que sufren las personas que han estado cuidando a una persona dependiente durante un largo período de tiempo con una alta implicación .
Se caracteriza por una sensación de agotamiento y de no ser capaz emocionalmente para afrontar las responsabilidades del entorno.
Se despersonaliza la labor desempeñada actuando de manera mecánica y con desconexión emocional.
Se genera una percepción negativa de la eficacia de sus competencias.
Afecta negativamente a la autoestima, provoca depresión, irritabilidad, ansiedad, fatiga, insomnio,....
así como a las relaciones con amigos, familiares,...
Para poder hacer frente a esta situación deberíamos ser capaces de tener una expectativa realista de las capacidades del enfermo.
Ser tolerantes con ciertas conductas problemáticas.
Implicar al enfermo dentro de lo que se pueda en las actividades diarias fomentando su dignidad y su autoestima.
Preocuparse realmente por el bienestar del enfermo.
Sobre todo intentar utilizar el sentido del humor, expresar los sentimientos poder manejar los problemas y anticiparse a su aparición.
En Benclinic nos preocupamos por el bienestar tanto del enfermo como del cuidador por lo que ponemos a su disposición una amplia gama de artículos que también les van a ayudar a desarrollar su labor.
Ver productos