Publicado: 5 de Julio de 2016

La soledad  nos puede afectar a todos pero vemos que con la jubilación y el cambio en el ritmo de vida que conlleva, se da más en las personas de la tercera edad.

Relacionarse con otras personas es fundamental tanto para la salud física como emocional.

Sabemos que las personas mayores que tienen relaciones sociales con regularidad tienen una mejor capacidad de resistencia, un factor de recuperación mucho más favorable y un índice de deterioro físico y mental más bajo.


Realizar viajes  para personas jubiladas va a reducir los efectos negativos de la soledad así como realizar cursos académicos que aporten nuevas destrezas, la actividad física en grupo adecuada a la aptitud de cada persona,...

Después de toda una vida de duro trabajo se merecen un retiro saludable y feliz.

Leer más