Publicado: 13 de Junio de 2016

Vamos acercándonos al verano y las temperaturas ya empiezan a ser altas.

Las personas mayores son más propensas a sufrir el calor que las personas de menos edad por algunas de las siguientes razones:

  • El cuerpo de los mayores no se adaptan tan bien como el de las personas jóvenes a los cambios repentinos de temperatura.
  • Suelen estar en tratamiento por alguna enfermedad crónica que altera las respuestas normales del cuerpo al calor.

Signos de alarma:


  • Sudor copioso
  • Palidez
  • Calambres musculares
  • Cansancio
  • Debilidad
  • Mareo
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Desmayo
  • Piel: puede estar fría y húmeda
  • Pulso: rápido y débil
  • Respiración: rápida y superficial

¿Cómo protegerse?


  • Tomar bebidas frías, no alcohólicas y sin cafeína.Además, evite las bebidas muy frías porque pueden causar calambres.
  • Descansar.
  • Ducharse, bañarse.
  • Si es posible, buscar un lugar con aire acondicionado. 
  • Ponerse ropa ligera.
  • Si es posible, permanecer en interiores durante las horas más calurosas del día.
  • No realizar actividades al aire libre en las horas de más calor.

Recuerden que un golpe de calor puede provocar la muerte o algún tipo de discapacidad si no es tratada a tiempo.