Publicado: 2 de Marzo de 2018

La edad hace que vayamos perdiendo agilidad, movilidad y capacidad para mantener la estabilidad. Estos cambios hacen que vayan disminuyendo los mecanismos de corrección postural y control del equilibrio lo cual aumenta el riesgo de caídas siendo los mayores de 65 años los que sufren más caídas mortales.
Es un problema que creemos es normal asociado a la edad pero que muchas veces viene inducido por otras patologías o enfermedades como podrían ser trastornos del equilibrio, vértigo, mareos,...
Las caídas suponen consecuencias tanto físicas como psicológicas para la persona que las sufren y no hay ningún tratamiento farmacológico que evite los trastornos del equilibrio asociados a la edad siendo lo más efectivo la prevención evitando obstáculos en el entorno habitual del  mayor y la utilización de calzado adecuado entre otras cosas. También el ejercicio moderado ayudará desde el punto de vista que mejore su estabilidad aumentando la confianza en sí mismo y aumentará su autoestima. 
Para saber más